Porgy and Bess

La ópera negra de Gershwin

«Summertime and the livin`is easy».

Porgy and Bess
Porgy and Bess

“Interioricé la obra, sentí que había trabajado mucho y que valió el esfuerzo, y que de hecho había llegado tan lejos, hasta el año 1935, año de su estreno. Mi manera de sentir Porgy and Bess es que realmente es una pieza puramente  norteamericana, es parte de nuestra historia, ya sea que nos guste o no, o ya sea que la cante o no, siempre va a estar allí”. Así es como relata la cantante Grace Bumbry su encuentro con Porgy and Bess, en una entrevista a las afueras del camerino en 1985. Esta ópera sería tildada de racista por la comunidad afroamericana algunos días después de su estreno en 1935.

Fue así como Gershwin se embarcó en la creación de la primera ópera negra, pues una de las normas impuestas por sus autores, fue que se contrataran actores específicamente afroamericanos para la realización de la misma.

Esta ópera nunca obedeció a intenciones racistas. El mismo Gershwin amaba la música de su país, sus costumbres e idiosincrasias y había estudiado la música folclórica afroamericana como ninguno: himnos, jubileos, el blues, las canciones de trabajo y los espirituales religiosos figuraban entre sus influencias cotidianas al componer. De hecho, la obra de Gershwin plasma los ritmos y costumbres afroamericanas junto con toda la riqueza sonora de la música europea, particularmente de la judía y la rusa, aprendida de los profesores con quienes había estudiado.

Puede decirse que Porgy and Bess fue amor a primera vista, cuando Gershwin conoció y leyó la novela Porgy, del escritor Dubose Heyward, en 1926, se enamoró de ella, de su autenticidad y cruda realidad. Aunque Gershwin deseaba musicalizarla, siendo esta solamente una obra de teatro, fue únicamente hasta 1934, de la mano de su hermano Ira y del mismo Heyward como libretista, cuando puso todo su empeño en escribir la música y tenerla lista para su estreno el siguiente año.

Aunque Gershwin al comienzo la llamó “un cuento folclórico”, el concepto fue mucho más allá, pues imprimió en una historia de amor la vida y costumbres de los afroamericanos de los años 20s. Porgy and Bess cuenta la historia de Porgy, un solitario vagabundo y su amor por Bess, una bella afroamericana en un barrio marginal en Charleston, Carolina del Sur, Estados Unidos. A esta trama se une Crown, el cruel, violento y posesivo amante de Bess y un vendedor de droga y buscador de peleas llamado Sportin life.

Las canciones de Porgy and Bess y su trascendencia en el jazz

El éxito de Porgy and Bess radica no solo en la historia, el libreto o sus personajes, sino también en las canciones que Gershwin compuso para la misma. Aunque éstas fueron rechazadas por músicos afroamericanos después de su estreno, diez años después la ópera fue revivida en los escenarios de concierto.

De esta segunda premier de Porgy and Bess, ocurrida en el año 1942, artistas de jazz como Artie Shaw, Billie Holiday y Sidney Bechet interpretaron sus canciones  en diversos escenarios hasta llegar un año después al Carnagie Hall en Nueva York, de la mano de Duke Ellington.

La música clásica en distintos formatos no se ha quedado atrás, pues ha sido adoptada después de ser premiada en diversas ocasiones desde los años 50s. De los ilustres artistas que han tomado la música y las canciones de Porgy and Bess se cuentan el compositor Percy Graiger,  quien realizo una versión completa para dos pianos de su música;  el notable pianista norteamericano Earl Wild, quien realizó una paráfrasis para piano solo al estilo romántico de Franz Liszt, titulada -Paráfrasis para piano sobre Porgy and Bess, para llevarla luego a los escenarios de concierto.

Sin duda de esta obra insigne se desprenden memorables canciones que Gershwin, junto a su hermano Ira y el libretista Heyward, dieron a conocer y que desde mediados de los años 40s  permearon la escena del jazz en diversas versiones. Desde entonces, han sido consideradas como propias del género: It aint necessarily so, Bess, you is my woman, I loves you Porgy , I got Plenty or nothing, My mans gone now, y la más famosa de todas, Summertime, dan testimonio perenne de esta singular obra. 

La gran mayoría de las versiones sobre canciones de Porgy and Bess se encuentran en el jazz. Entre los artistas que llevaron esta música a sus álbumes más notables, se distinguen: How My Heart Sing, de Bill Evans; My Favorite Things, de John Coltrane; A Jazz Message , de Art Blakey y Porgy and Bess, de Oscar Peterson. Más recientemente Joe Henderson realizó una versión completa de jazz de los temas de la ópera; Joshua Redman y Brad Mehldau, en el álbum Timeles Tales; Greg Osby con Nicholas Payton, en el álbum St.Louis Blues y el cantante inglés y pianista Jamie Cullum, en su álbum Pointles Nostalgic.

Puede decirse que las canciones de Porgy and Bess se han convertido en clásicos, standards del jazz desde los años 50s, sin embargo, Summertime cuenta con el mayor número de versiones o covers realizados a los largo de su historia y ha sido, sin duda, el que más controversia ha causado.

Entre otras particularidades, se cuenta que Gershwin fue compuesta como una canción de cuna para la obra, pero para Alec Wilder, compositor y crítico musical, la pieza no era una canción, sino que pertenecía al ámbito operístico por ser considerada un aria musical que se encuentra en toda la obra. En cambio,  para el crítico musical Ted Goia, sobre Summertime comenta que es sin duda una canción de jazz.

Hoy en día no hay duda de que la pieza contiene toda la añoranza del blues, la nostalgia y la atmósfera  del sur de los Estados Unidos.  Según el mismo Goia, entre 1950 y 1960, de la canción Summertime se realizaron más de 400 versiones. Entre las más insignes se cuentan la versión realizada por Louis Armstrong con Ella Fitzgerald en dúo y la del álbum Porgy and Bess de las sesiones entre Gil Evans con Miles Davis, en 1958.

Summertime and the livin is easy , así comienza esta memorable canción. Quién diría que esta letra evocadora y sencilla se convertiría en una de las canciones más populares de George Gershwin, en un standards del jazz de todos los tiempos y en la canción central de la ópera Porgy and Bess.

En una entrevista dada por Gershwin hacia el estreno de su obra en 1935, comentó:

-La gente naturalmente canta música folclórica, en vez de utilizar y adecuar la música folclórica que tenía de la obra original. Pensé en hacer una obra como un todo, que fuese una gran pieza con música totalmente nueva, es por eso que escribí mis propios espirituales, canciones de trabajo y jubileos, y siendo pensada como una forma operática, también incluí arias y recitativos.

Porgy and Bess, sea considerada como ópera folclórica o como ópera del jazz; sea querida o no por su temática; será eternamente incluida como un referente del repertorio del intérprete de jazz.