Hawkins VS. Young

Gladiadores del saxo tenor de la época del swing

«Nunca había escuchado algo así,..era como si fuese una sesión de grabación, nadie pudo detenerlo. Hawkins quedo colgado…»

“El voz a voz dentro del medio informó que Hawkins y la banda de Henderson pasaban por la ciudad, el sitio de encuentro era el Blosoom, nosotros llegamos temprano, pero en menos de media hora Lester Young, Ben Webster y Herschel Evans llegaron al encuentro. La banda que traían era muy buena y los saxofonistas impresionantes. Los de Kansas City se subieron al escenario y pronto se repartieron solos con Hawkins, algo que tomó por sorpresa al rey.. Prez (Lester Young) había estado en escena, su sonoridad era liviana  y  le había tomada mas de 5 coros que a los demás para calentarse, pero de pronto cuando tomó su solo por 6ta vez,  improvisó e hizo cantar el saxo como nadie.. nunca había escuchado algo así,..era como si fuese una sesión de grabación, nadie pudo detenerlo.  Hawkins quedo colgado…Hawkins era rey hasta que se enfrentó con Lester Young y estos intrépidos  tenoristas de Kansas City».  La narración es de la pianista Mary Lou Williams. 

Este encuentro épico tuvo lugar en Diciembre de 1933 . Esta  batalla musical tenía solo a dos protagonistas de los 4 mas notables de la época -, dos gladiadores por así decirlo, cada uno –armado- con su herramienta de combate: un saxofón tenor. El campo de batalla no fue el coliseo romano, ni los grandes campos abiertos o la ciudad,  sino el club de jazz Cherry Blossom en Kansas City- uno de los epicentros de encuentro de los músicos de jazz de los años 30s.

Nuestro primer gladiador de esta batalla musical es  Coleman Hawkins. Apodado  – el rey del saxo tenor-desde comienzos de los años 30´s, Hawkins fue sin duda el que cambió radicalmente la manera de interpretar el saxofón. No hay que olvidar que desde comienzos del siglo XX hasta los primeros veinte años del mismo,  el saxofón fue el instrumento prácticamente relegado de la escena musical. Para muchos producía sonidos guturales, chirridos y honks que no merecían la atención de los músicos de la época.  Cuando el trombón, el instrumento principal que interpretaba  los bajos en las primeras bandas de jazz por alguna circunstancia no acudía, el saxo lo remplazaba en el mejor de los casos.

Hawkins al contrario de muchos de sus colegas músicos, se encariño con él desde comienzos de los años 20s,  fue la persona que durante 10 años entre 1920 y 1930 forjó la sonoridad profunda, redonda y llena que definiría la estética de los años 30´s.

Hawkins  incorporó no solo las tendencias de su época,  también incluyo la sonoridad y la estética armónica de los mejores instrumentistas no saxofonistas en su arte,  como la del trompetista y cantante Louis Armstrong y la del  pianista Art Tatum.

A comienzos de los años 30s Fletcher Henderson, el famoso arreglista de la época, que había realizado arreglos para las bandas de Louis Armstrong y Roy Eldridge, connotados trompetistas de los años 20´s, no dudó en contratarlo. Henderson lo incorporó en su banda y en poco tiempo Hawkins tomó el escenario como el máximo solista del nuevo instrumento: el saxo tenor. Quien iba a imaginar que éste instrumento se convertiría en la sonoridad esencial del jazz desde mediado de los años 30´s y que aun prevalecería  hasta nuestros días? 

El saxofón como instrumento del jazz había tomado vuelo, y por lo mismo –el padre del saxo tenor-Coleman Hawkins también-

La vida de Hawkins, pasó entre giras, conciertos y grabaciones, pues como todo rey, defiende su reino y su imperio. Paso dos años con la big band de Henderson interpretando en los mas prestigiosos clubes, grabando  y dando a conocer su arte . En 1939 grabó lo que para muchos es considerada su obra maestra, su versión del clásico –Body and Soul-que fue tomada como pieza de estudio y análisis de las siguientes generaciones de saxofonistas.

Sin embargo, esa misma noche de un día de Diciembre de 1933, un joven cinco años menor que él, llevaría al saxo tenor al siguiente nivel. Quien se atrevería a retar y poner fin  al reinado de Coleman Hawkins? .

Lester Young nuestro segundo gladiador musical en esta épica batalla librada  en el Cherry Blossom en 1933, había seguido de cerca los pasos de Coleman Hawkins, sin embargo había una diferencia profunda en la manera de interpretar el saxo que influenciaría las nuevas generaciones de músicos de jazz y en especial la de los saxofonistas.

Lester Young apodado –prez- por la cantante Billie Holiday estaba incorporando en su interpretación, la línea melódica junto con la articulación clara y precisa del swing. Su discurso musical aunque no contenía el poder o la redondez de la sonoridad de Hawkins, sorprendía y gustaba por la claridad de la frase musical, la articulación liviana, limpia y ágil junto con la vertiginosa velocidad que lograba.

Pronto esta nueva articulación y manera de interpretar sería la preferida de la nueva generación de músicos,  entre ellos la de Charlie Parker, el más grande saxofonista que el mundo ha conocido.