YAMANDU COSTA, músicas de frontera

El próximo 22 de Junio se presentará en el Teatro Colsubsidio el guitarrista brasilero Yamandu Costa, como parte del primer Festival de Cuerdas Pulsadas. Costa es uno de los referentes actuales más importantes de la interpretación de la guitarra brasilera en el mundo.

Por: Andrés Gualdrón

Yamandu significa “señor de las aguas” en la lengua tradicional tupí-guaraní, en el sur del Brasil. De esta misma región proviene el guitarrista Yamandu Costa, nacido en 1980 en Passo Fundo, una localidad intermedia en el estado del Rio Grande Do Sul.  

El entorno de Costa desde la niñez está marcado por la música: hijo de la cantante Clari Marcon y del profesor de música y multi-instrumentista Algacir Costa, el guitarrista observa desde muy niño a su padre tocando instrumentos como la trompeta y la guitarra en la agrupación Os Fronteriços, mientras comparte juegos musicales con primos y tíos que también pertenecen al grupo. 

Un evento cambia la trayectoria del joven Yamandu: a inicios de los años 80 su padre aloja en su hogar al virtuoso guitarrista argentino Lucio Yanel, quien por aquellos años decide mudarse definitivamente al Brasil. Esta visita es rememorada frecuentemente por el propio músico: siendo un niño, queda atónito al ver al extranjero tocar en la sala de su casa. Desde ese momento, la relación personal y artística entre ambos se hace enormemente estrecha (como lo atestiguará posteriormente el álbum conjunto “Dois Tempos” de 2001). 

Con la curiosidad por las cuerdas sembrada en su mente, la formación musical rigurosa de Costa inicia a los siete años. Hasta los 15, su repertorio incluye, sobre todo, las zambas, chamamés y chacareras pertenecientes al repertorio de la cultura musical compartida entre Uruguay, el norte de Argentina y el sur del Brasil (comúnmente asociada al término “gaucho”). 

Sin embargo, al entendimiento natural con estos estilos se añade la aparición de nuevas influencias que amplían su visión musical. Es en este punto cuando se interesa por primera vez por la música del compositor brasilero Radamel Gnattali, un innovador que a lo largo del siglo XX mezcló elementos de la música académica con los estilos populares del Brasil. Así mismo, se empapa de la revolución musical llevada a cabo por Tom Jobim y por el guitarrista Baden Powell. En específico, la unión que este último realizó durante su carrera entre las técnicas de la guitarra clásica, la armonía popular y los estilos brasileros y latinoamericanos se convierte en un punto de referencia para su interpretación.  

El reconocimiento de Costa inicia precisamente ligado a un breve encuentro con Powell: en 1996 el guitarrista realiza una presentación en Porto Alegre (capital de Rio Grande do Sul), en la que invita al guitarrista de 16 años para acompañarlo en el escenario.  Desde entonces su proyección local se acelera, llevándolo a hacer sus primeras presentaciones en Rio de Janeiro y Sao Paulo -con las que se posiciona rápidamente entre el público y la crítica como una nueva revelación de la guitarra en el país -.  

En 2002 Costa lanza su primero disco, Yamandu, ante una excelente recepción crítica. Sería el primero de 25 trabajos entre discos y dvd’s, que hasta la fecha le han valido múltiples premios internacionales y tres nominaciones al Grammy Latino. 

La recepción internacional de Costa se amplia también con su aparición en 2005 en el documental Brasilerinho del finés Mika Kaurismäki, donde se explora la tradición brasilera de la música choro. Desde entonces el músico visita los 5 continentes interpretando su guitarra de siete cuerdas. El álbum Tokyo Sessions de 2006 que surge como resultado de sus dos viajes al país oriental en 2005 y 2006, es un ejemplo del recibimiento entusiasta que sus conciertos tienen internacionalmente.

El estilo de Yamandu Costa denota una aproximación altamente técnica y virtuosística a la guitarra de siete cuerdas, llena de recursos rítmicos y atravesada por una multiplicidad de estilos regionales que el músico recombina constantemente de manera orgánica. En este sentido, Costa es también reconocido como un heredero de Horondino José da Silva (Dino Sete Cordas) y Raphael Rabello, virtuosos de la guitarra de siete cuerdas bajo estilos híbridos entre lo clásico y lo popular.

En una entrevista del año 2014 con el diario Panorama Mercantil, Costa responde sobre qué influencias obtuvo del grupo Los Fronterizos, dirigido por su padre: “La concepción de la música de frontera”, responde. Quizás sea este origen “fronterizo” (entendiendo a las fronteras no como lugares de separación sino como puntos de encuentro entre culturas) el que ha hecho de Costa uno de los intérpretes más diversos de su generación. Con su presentación en la Franja de plectro y cuerdas pulsadas, en el que se presentarán también la Orquesta Colombiana de Bandolas y la Orquesta de Cuerdas Pulsadas de Santander (entre otras), el público tendrá la oportunidad de observar un diálogo “sin fronteras” entre estas distintas tradiciones.