UNA COLOMBIANA EN LA ORQUESTA DE LOS ZARES

Desde 2015 la bogotana Ángela Contreras ha sido la asistente principal de la cuerda de contrabajos del la Orquesta del Teatro Mariinsky. Luego de obtener su grado en el Conservatorio de la Universidad Nacional (2010), Ángela cursó su maestría en la prestigiosa Juilliard School de Nueva York, ciudad en donde Valery Gergiev, luego de escucharla, le propuso unirse a la Orquesta del Mariinsky.

La contrabajista colombiana habló con TEMPO, pocos días antes del primer concierto de la orquesta en Bogotá.

Ángela Contreras

¿Cómo llegó a audicionar para la Orquesta del Mariinsky?

Yo vivía en Nueva York, estaba estudiando la maestría en Juilliard y a alguien se le ocurrió que Gergiev debería escucharme, entonces, por medio de contactos, organizaron la audición cuando él vino con la orquesta a Nueva York. Yo nunca consideré tocar con el Mariinsky, pero sí que sería interesante poder audicionar. Gergiev pidió a los contrabajos de la orquesta que me escucharan. Luego de la audición, él me preguntó que si yo había tocado alguna vez la parte de contrabajo del Segundo concierto de Rachmaninov. Le dije que sí y él dijo, “nos vemos en el concierto”. Ese día estaba vestida de negro, entonces, me pusieron un atril y toqué con el Mariinsky. Luego de esto, Gergiev habló con los contrabajistas, quienes decidieron que tocara también en la segunda parte; recuerdo que era Stravinsky. Al final de la presentación me preguntó “¿quiere venir a tocar con la orquesta?” y, pues, le dije “¡encantada!”. Luego supe que tocar sin previo ensayo en un concierto es parte de la prueba para ingresar.

¿Quiénes fueron sus maestros?

En Colombia estudié con Alexandr Sanko, En Juilliard me recibió Eugene Levinson en su cátedra, y después, estudié con Harold Robinson, quien es el principal de la Orquesta de Filadelfia.

¿Cómo es una gira con Gergiev y el Mariinsky?

Gergiev tiene demasiada energía. En esta orquesta se toca prácticamente todos los días. La orquesta completa tiene 75 músicos. Un grupo tan grande hace todo más lento. Una gira puede durar un mes, un mes en que se hace maleta cada mañana. A esto hay que adicionar que a Gergiev le gusta cambiar de repertorio casi todos los días.

Y con una agenda tan apretada ¿cómo son los tiempos de ensayo?

Con frecuencia son antes de cada concierto. El Mariinsky tiene tres teatros que funcionan al tiempo, para lo cual tiene 400 músicos, dentro de los cuales Gergiev tiene su grupo. Quien llega a este grupo tiene que adaptarse rápidamente, porque es como una rueda que nunca para. Él da por hecho que la gente tiene que tocar lo que está escrito, para en el ensayo solo concentrase en la música, en el balance del sonido, no en revisar las notas si son o no correctas. Él nos dice “ustedes se gastaron toda la vida en aprender a tocar su instrumento”.

Ganarse un puesto en el Mariisky no es nada fácil ¿Cómo es mantenerse adentro?

Gergiev hace revisiones todo el tiempo. Por ejemplo, hace poco quería revisar qué estaba pasando con los violines y, en consecuencia, todos los violinistas debieron tocar un concierto de Mozart y el de Tchaikovsky. Cuando estamos en gira, todo el tiempo está chequeando a sus músicos, haciendo evaluaciones internas.

¿Cómo es la relación del director con sus músicos?

Gergiev es un director que le da chance a los músicos, que los deja tocar. No es un sol precisamente, pero los músicos sienten confianza al tocar para él. Es un tipo que confía en su equipo, esto hace que todos los músicos lleguen a su máximo nivel.

¿Cómo ve el medio musical en Colombia después de estar radicada en Rusia?

En Colombia crece mucho el interés por esta música, pero el público aún no responde como si pasa en el entorno en el que estoy. En Rusia los teatros están llenos a pesar de que hay conciertos todos los días. Es muy normal que la primera cita sea una invitación a teatro, a ballet o a un concierto, incluso entre gente muy joven. Los rusos necesitan de la música, el teatro es su vida diaria.

¿Qué porcentaje de extranjeros tocan en la orquesta?

La orquesta es casi cien por ciento rusa, es muy raro que haya un extranjero. Pero si no fuera así, no sonaría rusa.

¿Qué tan incluyente es el Mariinsky con los músicos jóvenes?

Gergiev adora darle chance a la gente joven. Después del Concurso Tchaikovsky, invita a músicos, así no hayan tenido premios en el concurso, porque cree en la juventud. No le tiene miedo a la inexperiencia, a arriesgar.