Q-ARTE, a 10 años

Siendo fieles a su impronta, el Cuarteto Q-Arte abre su agenda del 2020 con un concierto junto al Cuarteto Latinoamericano en el Teatro Mayor, en donde se interpretarán seis octetos escritos por compositores latinoamericanos. La totalidad del repertorio de este recital, el cual incluye cinco estrenos mundiales dedicados a ambas agrupaciones, quedará registrado en una producción discográfica que realizará la UNAL y se grabará en la Sala de Conciertos del Banco de la República.

Por: Pedro Sarmiento

Para Sandra Arango, violista de Q-Arte, este concierto es “un lujo que querían darse” por sus diez años de actividad, algo difícil de contradecir, si se tiene en cuenta que los compositores que escribieron estas obras estarán presentes  tanto en el concierto como en la grabación: por  México estará Amir Bertrán, de quien se estrenará El Guardacaminos, Música de aves nocturnas; de Argentina vienen, Daniel Ruggiero con su obra Fuga en síncopa, y Gustavo Leone con Reflejos sobre un doble cuarteto; y por Colombia estarán Ludsen Martinus Cecilia con su obra Paisajes caribeños, Pedro Sarmiento con su Sinfonía Andina, Op. 5; yde Blas Atehortúa se hará el estreno póstumo de Finitud, Op. 254. Su querida esposa, Sonia Arias, estará presente para recibir los honores en su nombre.

El amor por la música latinoamericana ha sido una constante en la vida de la violinista Liz García, quien ha desarrollado un loable trabajo de investigación sobre el repertorio de cámara latinoamericano, actividad que ha sido apoyada por los miembros de Q-Arte, por la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia. Esta labor se ha extendido a la serie de conciertos monográficos Retratos de un Compositor del Banco de la República y a FestiQ-Artetos, un espacio académico dedicado al aprendizaje del arte del cuarteto de cuerda, centrado en el repertorio latinoamericano, apoyado por cuartetos de cuerda internacionales como Cuarteto Latinoamericano y Cuarteto Avalon.

La maestría que ha logrado Q-Arte en estos diez años, ha sido fruto del trabajo mancomunado con los compositores contemporáneos y del aprendizaje en la clases de interpretación impartidas por cuartetos de gran reconocimiento como Kronos, Borodin, Casals, Quiroga y el Cuarteto Latinoamericano. Q-Arte ha venido retribuyendo este conocimiento a las nuevas generaciones de compositores, con la lectura de sus obras en lo espacios que. el CCMC, la Universidad Javeriana, Universidad de Chicago, Chicago Columbian College, University de Kent, y el Festival Instrumenta de Oaxaca, han abierto para este fin, además de su labor pedagógica con los nacientes cuartetos de cuerda en Colombia y el exterior.

Como era de esperarse, muchos compositores han dedicado ex-profeso sus obras a Q-Arte, de hecho, Gustavo Leone y Blas Atehortúa (Q.E.P.D.) les dedicaron varias de sus obras. Destacan además, el trabajo que han realizado colaborativamente con Roberto Mederos, y recuerdan con especial cariño el montaje realizado con la obra Altar de muertos de Gabriela Ortiz, por el que recibieron la nominación en innovación de Classical: Next 2017, la más reconocida rueda de negocios de la música académica en el mundo.

Para Liz y Diego García ha sido sorprendente cómo, en un parpadeo, han pasado diez años. Una década marcada por 22 giras internacionales, al rededor de 33 eventos nacionales, 15 trabajos colaborativos con músicos y artistas de amplio reconocimiento nacional e internacional, amén de sus producciones discográficas y actividades pedagógicas relatadas anteriormente. En todas ellas participó activamente el violinista colombiano Juan Carlos Higuita, durante ocho años. Actualmente, el Cuarteto Q-Arte viene trabajando con el venezolano Simón Gollo, quien ha tenido una relación muy cercana con Colombia, reconocido por haber sido director del Festival Academia del Nuevo Mundo, y actualmente del Aruba Symphony Festival.

Pero todos estos esfuerzos adquieren su sentido cuando llegan al público, uno que han sabido cultivar y mantener expectante durante estos años. Cada proyecto que emprenden busca, finalmente, sorprender gratamente al público; por ellos han llegado a pintarse los rostros, cambiarse de peinado, usar atuendos, reforzar su puesta en escena con imágenes y luces. Sandra, nos ha confesado que, durante sus reuniones, en algún punto piensan qué harán de especial, qué harán ahora de diferente; y con esto en mente proyectan ya, lo que quieren llegar a ser en los próximos diez o veinte años.

El Cuarteto Q-Arte ha marcado un hito en la historia de la música colombiana y con ello, se ha convertido en un referente para la música de cámara en el mundo, al igual que para las nuevas generaciones de músicos, compositores y demás artistas que quieran sumergirse en el difícil y fascinante mundo del cuarteto.