EL VIAJE DE INVIERNO DE LANCHAS, a 25 años del debut de Valeriano

25 años de carrera en los escenarios de ópera no se cumplen todos los días. En 2019 el bajo barítono colombiano los celebrará por todo lo alto el 21 de mayo en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo

El 1 de marzo de 1994 el joven bajo barítono colombiano Valeriano Lanchas recibió una llamada que sería definitiva en su carrera. Ese día la directora de la Ópera de Colombia, la recientemente fallecida Gloria Zea, convocaba a este joven talento a hacer parte de la representación del Barbero de Sevilla de Gioachino Rossini que ese año abría la temporada de esta compañía tras 9 años de silencio en los escenarios. Así, hace 25 años, comenzó su carrera en los escenarios de ópera.

Este año, Lanchas celebra esas bodas de plata por todo lo alto con conciertos y presentaciones en Europa, Asia y América que tendrán un momento muy importante con su presentación en Colombia el próximo 21 de mayo en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. En su interpretación estará acompañado por el pianista colombiano Alejandro Roca y la obra, una vieja conocida por los dos intérpretes: el ciclo de canciones titulado El viaje de invierno (Winterreise) del compositor austriaco Franz Schubert, una obra esencial del repertorio del Lied o canción alemana del siglo XIX.

Obertura

Pero vamos por partes. En 1994 su presentación con la Ópera de Colombia se dio en una coyuntura particularmente interesante para la escena lírica nacional. En aquellos momentos la compañía reiniciaba sus labores. En ese Barbero de Sevilla el papel de Lanchas fue el de Fiorello. Ahora en 2019 y como parte de la celebración de sus bodas de plata y los 25 años de la reapertura de la Ópera de Colombia, él vuelve a los escenarios colombianos con ese mismo título. En esta ocasión interpretará el antagónico personaje (si puede haber tal cosa en este cómico título de Rossini) de don Bartolo, el tutor y casi enamorado de Rosina. De esa forma se completan 25 años trabajando con esa persona tan importante en su carrera como lo fue Gloria Zea.

Dúo

Ahora bien, otra de las obras que ha acompañado a Valeriano Lanchas durante su carrera es el ciclo de canciones de Schubert con el que se presenta el 21 de mayo. Winterreise fue una obra con la que tuvo contacto desde niño y que además interpretó completa por primera vez durante sus años en el conservatorio. Gracias a esta obra también se inició una fructífera y larga colaboración artística con el pianista Alejandro Roca. En 2005 se presentaron por primera vez con gran éxito. Desde ese momento, su trabajo ha sido continuo.

Esta colaboración entre el pianista y Lanchas no surgió de forma gratuita. Roca es uno de los intérpretes más destacados en la escena lírica colombiana en los últimos 10 años. Ha abanderado grandes proyectos musicales gracias a ese profundo interés por el repertorio vocal, que se extiende, por supuesto, al campo del lied

Y es que su labor como pianista acompañante y preparador vocal en más de una decena de países de Asia, Europa y América dan fe de su maestría. Igualmente su labor también se extiende al campo de la dirección musical. Su conocimiento de la voz, la música y todas las complejidades dramáticas de una obra hacen de su interpretación de Viaje de invierno algo memorable.

Aria

Y es que para Valeriano Lanchas esta obra de Franz Schubert, a diferencia de otros ciclos de canciones y obras separadas, es la más operática de todas sin ser una ópera. “No pienso en Winterreise como un recital de canciones sino como un verdadero viaje, como si estuviera interpretando un papel de ópera. No es una obra para empezar a cantar en la madurez de una carrera sino que hay que madurarla a través del tiempo”, afirma Lanchas.

En síntesis es una obra que a través de sus 24 canciones aborda una serie de reflexiones en torno al rechazo por parte de un protagonista que va caminando en una tarde de invierno. Ahora bien, para Valeriano Lanchas el fin de la obra no necesariamente es la última canción titulada El organillero (Der Leiermann). Una canción que le llega especialmente al corazón es la número 17, En el pueblo (Im Dorfe) y una frase en especial: Ya terminé con todos los sueños ese el punto de quiebre definitivo en esta obra. “Aquí el viajero renuncia y empieza a perder la razón. El final de la obra comienza en este punto. Es una caída lenta. Es un viaje de renuncia”, reflexiona Valeriano.

Concertante final

Lo cierto es que la carrera de Valeriano Lanchas dista de ser ese viaje invernal como el de la obra de Schubert. Todo lo contrario, este año está más activo que nunca. Participará en la presentación del Requiem de Gabriel Fauré con la Orquesta Filarmónica de Bogotá, una obra que también hizo parte de este viaje de 25 años de historia y que interpretó con esta misma agrupación en los inicios. 

Igualmente, a nivel internacional está su participación en la más reciente producción de Laurent Pelly del Falstaff de Giuseppe Verdi en el Teatro Real de Madrid, donde interpreta al personaje de Pistola. De esta serie de representaciones habrá un DVD que saldrá al mercado en los próximos meses. Igualmente en Corea del Sur se presentará en la ópera La Rondine de Giacomo Puccini. 

Pocos intérpretes colombianos se pueden dar el lujo de celebrar sus 25 años de carrera en los escenarios de una forma tan activa. No obstante hay una reflexión final que está muy relacionada con una frase que aparece en la portada de la décima edición de Tempo dedicada a él, precisamente: “Crecer y dejar crecer. Ahora es mi momento de dar la mano y apoyar el talento joven y ayudarlos a perseguir los mismos sueños que yo tenía hace 25 años. Es mi forma de honrar a todos aquellos que me dieron la mano en su momento”.