CHRISTOPH KONCZ Y LAS SINFONÍAS DE SCHUBERT

Las sinfonías de Franz Schubert son parte esencia del legado centro-europeo, pero, a pesar de su de su importancia, obras como las sinfonías “La Grande” y la “Inconclusa” se estrenaron, respectivamente, 11 y 65 años después de la muerte del compositor. KONCZ es el encargo de dirigir el concierto inaugural del XIV Cartagena Festival.

LA BIOGRAFÍA SONORA DEL COMPOSITOR AUSTRIACO

Por: Pedro Sarmiento

El joven director y violinista Christoph Koncz estará por primera vez al frente de la Camerata Royal Concertgebouw Orchestra —o Camerata RCO—, en el Cartagena Festival Internacional de Música. En la edición XIV, dedicada especialmente al compositor austriaco Franz Schubert (1797-1828). Koncz dirigirá seis conciertos en lo que escucharemos: cinco sinfonías, dos lieder (orquestados por Berlioz y Reger), y las oberturas en re mayor D. 556 y en do mayor al estilo italiano D. 591, hilvanadas con reconocidas obras de Haydn, Mozart, Beethoven y Rossini, dispuestas de tal forma, que el público podrá reconocer con facilidad la influencia que estos compositores ejercieron sobre Schubert y su generación. La Revista TEMPO logró entrevistar al maestro Christoph Koncz, con ocasión de su tercera visita a Colombia.

Pedro Sarmiento. En los libros de historia Franz Schubert es reconocido por su obra vocal más que por su obra sinfónica, pero ¿cuál es la realidad de esto en su país y en Europa?

Christoph Koncz. No se trata de una cuestión de cantidad [de obras], sino de calidad. Schubert en verdad fue un compositor muy prolífico que tuvo la capacidad de componer seis canciones por día, algo que hasta hoy es difícil de imaginar. En Europa es muy común que se toquen las últimas sinfonías como La Inconclusa y La Grande, como también es frecuente que se hagan sus cuartetos y quintetos de cuerda y sus grandes ciclos de canciones. Es evidente que, al ser un compositor tan dedicado a la voz, se reflejara algo de esto en su música instrumental, especialmente en los [movimientos] cantabile Esta es una idea que mantengo presente en mis interpretaciones.

P. S. En sus primeras sinfonías se evidencia una fuerte influencia de Mozart…

C. K.  Sí. Schubert no tuvo la oportunidad de interpretar públicamente sus primeras sinfonías, incluso su Gran Sinfonía fue descubierta diez años después de su muerte por Robert Schumann. Schubert empezó a escribir sus sinfonías cuando era muy joven, y vivió la tradición vienesa de la Hausmusik (Música Doméstica). En Viena fue miembro de dos orquestas donde interpretó violín y viola, la primera fue una orquesta escolar y la siguiente fue una orquesta privada de un hombre adinerado, donde se interpretaban una gran cantidad de obras de Mozart, como también las primeras sinfonías de Beethoven; es lógico que esto lo influenciara, especialmente en sus sinfonías Nos. 3, 4, 5 y 6, que compuso en un increíblemente breve lapso a pesar de sus problemas [de salud].

Interrumpió varias veces el trabajo de su Séptima sinfonía, que dejó inconclusa, y se concentró en la siguiente —a la que se le dio el nombre de Inconclusa, aunque él siempre la consideró un trabajo terminado—. Para nosotros, ésta es esencialmente una obra maestra de todo el repertorio sinfónico.  Si bien la hemos llamado Inconclusa, para él fue una obra donde buscó nuevas formas de expresar sus emociones escribiéndola totalmente en un nuevo estilo musical que influenció a Schumann y luego a los siguientes [compositores] de una manera muy fuerte.

P. S. Revisando los programas de concierto noté que deliberadamente las sinfonías fueron puestas siguiendo su similitud tonal, ¿qué nos puede decir al respecto?

C. K. Pienso que esta es una buena forma de disponerlas, y a Antonio —director del Festival— le ha parecido importante también. En el primer programa vamos a tocar la Sinfonía No. 40 en sol menor de Mozart y la Sinfonía No. 5 en si bemol mayor de Schubert, la cual compuso siendo muy joven y ciertamente está influenciada por el estilo de Mozart, especialmente en el tratamiento de la cuerda. También se cantará Erlkönig que también está en sol menor y Gretchen am Spinnrade (Margarita en la Rueca) la cual consideramos su primera gran obra maestra; todo esto es una forma de mostrar cómo el último [estilo] Mozart influyó en el temprano estilo de Schubert. Este programa se interpretará el sábado en la noche y el domingo.

Ese mismo día en la noche haremos un programa diferente con la Cuarta sinfonía en do menor que se conecta con la famosa Quinta sinfonía de Beethoven que está en la misma tonalidad. Esto porque Schubert también fue influenciado por Beethoven especialmente en el uso dramático de los acordes. Curiosamente ambos compositores fueron velados en la misma iglesia con un año de diferencia entre sus muertes, lo que establece un paralelo inquietante. Iniciaremos con la Cuarta sinfonía de Schubert porque necesitamos hacer un cambio en la sección de cuerdas para la sinfonía de Beethoven.

El lunes continuamos con la Sinfonía No. 6 que puse junto a dos oberturas de Rossini, pues Schubert tuvo una muy buena impresión de él por el éxito sus obras en Viena, especialmente por la óperaTancredi, cuya obertura le sirvió de inspiración y ciertamente emuló en sus propias oberturas que, nuevamente, escribió en muy corto tiempo siguiendo el estilo italiano (una en do mayor y la otra en re mayor), y que se incluyen en este mismo programa. Creo que esta es una bella forma de mostrar cuán unidas están estas obras”.

P. S. Tonalidad y temperamento son un tema esencial en la música, muchos músicos complementan sus interpretaciones usando instrumentos de época, ¿es este el caso?

C. K. No, en realidad la Camerata utiliza instrumentos modernos, aunque ellos se han guiado —y yo también— por las interpretaciones históricas, que en mi caso han sido las de Nikolaus Harnoncourt con la Filarmónica de Viena.

P. S. En su ensayo sobre Música y Género, Nicholas Cook cita a Susan McClary quien estableció un paralelo subjetivo entre Beethoven y Schubert respecto a su masculinidad, sin embargo, esta ha sido una postura ampliamente discutida por otros autores; ¿qué opinión tiene sobre esto?

C. K. En principio, creo que es muy difícil poder describir lo que es femenino o masculino en la música y aún más en una persona tan controversial como Beethoven. En el caso de Schubert se deben contemplar las circunstancias de la época en Viena, pues Schubert fue parte de una sociedad enfocada en las relaciones de amistad, en la organización de conciertos privados, sus promotores y su público. Dentro de su círculo de amistades encontramos poetas y pintores cuya opinión fue tenida en cuenta por él, además de haber sido una persona con muchos problemas de salud que lo hicieron infeliz. Además, Beethoven tuvo una mayor actividad pública y una relación diferente con el público de la que la que llegó a tener Schubert.

P. S. Finalmente, ¿qué expectativas tiene con esta serie de coºnciertos durante el Festival?

C. K. Espero que la audiencia comprenda los conceptos que están detrás de cada concierto y también que se sientan inspirados por sus composiciones. Como músico vienés, para mí es importante poder transmitirles el mensaje que hay dentro de ellas, pues son obras muy cercanas a mi corazón.