10 IMPRESCINDIBLES DEL FESTIVAL DEL TEATRO MAYOR

Del 17 al 20 de abril se lleva a cabo el IV Festival de Música de Bogotá y en la redacción de Tempo quisimos hacer una selección algo caprichosa, sin un orden de importancia en particular, de los diez conciertos a los que usted debería asistir.

Entre la dicha y la tragedia: el Romanticismo musical en Bogotá

 

7. Jueves 18 de abril – 2:PM – Teatro Mayor

Música de cámara para la distracción

Franz Schubert,Cuarteto de cuerda Nº 13 en la menor Rosamunda Op. 29 N° 1 D. 804; Cuarteto de cuerda Nº 14 en re menor La muerte y la doncella D. 810

Cuarteto Mandelring – Alemania

En la Viena de la segunda década del siglo XIX, la música de cámara se ejecutaba como una forma más de distracción. Este fue un clima propicio para la creación de obras de cámara para formaciones musicales que iban desde las sonatas para dos instrumentos, hasta las más complejas como octetos y nonetos. Sin embargo, lejos de ser un pasatiempo ligero, ejecutar un cuarteto de cuerda es adentrarse en el elemento más esencial en la producción musical de un compositor heredero de la tradición de Mozart y Haydn. 

Para este concierto dedicado a dos de las obras más importantes de Franz Schubert, el Cuarteto Mandelring es sin lugar a dudas el intérprete indicado. Es uno de los invitados con mayor reconocimiento en este IV Festival de Música de Bogotá gracias al énfasis que ha hecho en el Romanticismo a través de sus más de 30 años de carrera.

12. Jueves 18 – 6:00PM – Teatro Estudio

La tristeza de un hombre rechazado

Franz Schubert, Winterreise (Viaje de invierno)

Günter Haumer, barítono y Roger Vignoles, piano

Este es un ciclo compuesto por 24 canciones en que predomina una profunda melancolía y abundan las ideas de tristeza, depresión y pesimismo en sus letras. Esto se matiza con algunos, muy pocos, chispazos de alegría y optimismo. Sus letras son una serie de reflexiones sobre el amor no correspondido. No es un relato con una línea dramática al estilo de una ópera, pero si tiene un protagonista. Es un hombre que camina en la nieve simplemente pensando en su situación y como darle fin a esta. 

Este recital cuenta con la maestría interpretativa del barítono austriaco Günter Haumer y el acompañamiento del pianista ingles Roger Vignoles. Sin duda será un inmejorable Viaje de invierno ya que Haumer no solo es uno de los más destacados barítonos de ópera en la actualidad, sino que también es un reconocido intérprete de lied

15. Jueves 18 – 8:30PM – Teatro Estudio

El piano del Romanticismo centroeuropeo en toda su magnitud

Schubert Impromptu en Fa menor D. 935/1 Op. Posth 142;SchumannFantasía en Do mayor OP. 17; BrahmsSonata para piano n° 3 en fa menor Op. 5

Christopher Hinterhuber, piano

Más allá de sus grandes cualidades interpretativas, las manos de este pianista son las de toda una estrella de cine. En la película de 2001 El profesor de piano fue Hinterhuber quien interpretó no solo la música de la banda sonora, sino también fue la imagen de las manos del protagonista del de esta cinta ganadora en el Festival de Cannes de 2001. 

Pero más allá de la anécdota, hay que reconocer la maestría con la que Hinterhuber aborda el repertorio centroeuropeo del siglo XIX, maestría que ha sido reconocida mundialmente a través de sus grabaciones discográficas y sus interpretaciones bajo la dirección de nombres de peso como Vladimir Ashkenazy, Howard Griffiths y el colombiano Andrés Orozco-Estrada. Con estas tres obras emblemáticas del Romanticismo se podrá hacer un barrido general de la importancia del piano en el desarrollo del lenguaje romántico. 

19. Viernes 19 – 1:00PM – Teatro Estudio

La gran promesa colombiana en la interpretación del piano

Schubert3 piezas para piano D. 946;BrahmsSeis piezas para piano op. 118;Clara SchumannScherzo n° 2 Op. 14;SchumannSonata n° 2 Op. 22

Anita May, piano

El festival de este año no solo ofrece la oportunidad de escuchar a los mejores intérpretes europeos del repertorio romántico. También es una ocasión para apreciar el talento joven de la pianista colombiana Anita May. Aquí con tres obras que demuestran la esencia de los cuatro compositores a quienes el festival rinde homenaje en 2019.

23. Viernes 19 – 5:00PM – Teatro Mayor

El genuino sonido del siglo XIX

BrahmsObertura “Trágica” en re menor Op. 81;SchumannConcierto para violonchelo en la menor Op. 129;SchubertSinfonía Nº 8 en si menor “Inacabada” D. 759

Orquesta del Festival de Dresde 

Jan Vogler, violonchelo 

A la Orquesta del Festival de Dresde pertenecen algunos de los mejores músicos de las agrupaciones de música antigua de Europa. La idea es dar a conocer el sonido que tuvo la música en cada época. Y es que el hecho de poder conocer cómo sonó en su momento la música de estos tres compositores despierta un interés particular que no existe respecto a otras orquestas con un enfoque más moderno a la hora de interpretar las obras del periodo romántico. La clave de esto son los instrumentos de época que interpretan sus miembros.

Este concierto además cuenta con la presencia del violonchelista alemán Jan Vogler, quien grabó el concierto de Schumann con esta orquesta para el sello Sony en 2016. Por eso, que mejor forma de saber cómo sonaba la música a mediados del siglo XIX que con estas tres obras más que conocidas y que desde siempre han pertenecido al repertorio mundial. 

Viernes 19 – 8:30PM – Teatro Mayor

Contrastes del Romanticismo alemán

BrahmsConcierto para piano Nº 1 en re menor Op. 15;Schumann Sinfonía Nº 3 en mi bemol “Renana” Op. 97

Filarmonica de Konstanz y Stephen Hough, piano

“La más perfecta interpretación posible” dice el diario The Guardian. “Un virtuoso que comienza donde otros han terminado” dice el Washington Post. Son solo dos de las apreciaciones de la prensa internacional sobre la maestría del pianista Stephen Hough que junto a la Orquesta Filarmónica de Konstanz acercarán al público del IV Festival de Música de Bogotá a dos de las grandes obras del repertorio romántico. 

Este programa está conformado por dos compositores que fueron muy cercanos en la década de 1850 en que se dio la creación de estas dos obras. Schumann reflejó la alegría de su temporada en las proximidades del rio Rin. Años después Brahms compuso el concierto en uno de los peores momentos de su vida al ver extinguirse la vida de su amigo Robert Schumann. Dos obras de emociones contrastantes que muestran dos facetas del Romanticismo alemán.

28. Sábado 20 – 10:30AM – Teatro Estudio

La obra de cámara más popular de Schubert

SchubertCuarteto de cuerda N° 11 en mi mayor Op. Post. 125 N° 2  D. 353;Schubert Quinteto en la mayor para piano La trucha D. 667

Cuarteto Q-Arte

Mauricio Arias, piano y Alexandr Sanko, contrabajo

En la música de cámara de Franz Schubert hay un elemento habitual que no está presente en la producción de otros compositores de su misma época: la canción alemana o lied, de la cual también fue un gran exponente. No obstante esta inclusión, no se percibe a Schubert como un gran un innovador en el campo de la música de cámara. De hecho, el compositor fue muy fiel a lo creado por sus antecesores Mozart y Haydn. Tal es así que incluso se puede percibir alguna inspiración de Wolfgang en su cuarteto N 11.

Por otro lado, el quinteto La trucha lleva su nombre gracias al cuarto movimiento compuesto por una serie de variaciones sobre el lied del mismo nombre creado en 1817. Junto al cuarteto La muerte y la doncella, esta es la obra de cámara más interpretada del compositor austriaco. Serán interpretadas por uno de los grupos de música de cámara más destacados de Colombia.

Festspielorchester unter Dirigent Ivor Bolton am 17.05.2015 mit der Violinistin Isabelle Faust in der Semperoper in Dresden . Foto: Oliver Killig

32. Sábado 20 – 2:00PM – Teatro Mayor

La música es para todos

BrahmsDoble concierto para violín y violonchelo en la menor Op. 102;SchubertSinfonía Nº 9 en do mayor “La grande” D. 944

Orquesta Sinfónica de Amberes

Ray Chen, violín y Jan Vogler, violonchelo

La presencia de esta orquesta añade un elemento de gran importancia al IV Festival de Música de Bogotá: acercar al público a la música del Romanticismo. Es una agrupación que desde sus inicios tiene el firme compromiso de llegar a niños y jóvenes de todas las condiciones por medio de proyectos educativos y sociales. Y es que es todo un reto llevar a un público diverso las dos obras que componen este concierto. 

Obras que no se caracterizan por su gran popularidad, pero si por su importancia. Es el caso de la novena sinfonía de Schubert “La Grande”, una obra que Robert Schumann encontró por casualidad en un grupo de manuscritos en 1838 y se esforzó por su estreno póstumo. La sinfonía pasó a la posteridad como la sinfonía más representativa de Schubert en la que se percibe además una venia a la tradición operística mozartiana. 

34. Sábado 20 – 3:30PM – Teatro Estudio

Schubert y Brahms en su gran mínima expresión

Trio Alba

Schubert – Trio en si bemol mayor Op. 99 D. 898; Brahms – Trio en si mayor Op. 8 Nº 1;

En el nombre de esta agrupación austriaca se percibe ya la presencia de la música de Schubert. Este proviene del italiano alba, el momento antes de la salida del sol. Tiene relación con una antigua canción sueca que inspiró al compositor en la creación de su Trio D. 929. Si usted quiere ingresar al universo de la música de cámara de Schubert, esta es la mejor forma de entrar.

38 – Sábado 20 – 8:30PM – Teatro Estudio

El espíritu de Beethoven

SchumannCuarteto de cuerda en fa mayor Op. 41 N° 2;Brahms – Cuarteto N° 1 en do menor Op. 51 N° 1;Schubert Quinteto en do mayor Op. Post. 163 D. 956

Cuarteto Modigliani y Bernhard Schmidt, violonchelo

Este será el concierto definitivo para apreciar en toda su magnitud la versatilidad y complejidad de la música de cámara del Romanticismo centroeuropeo. No obstante, si es necesario tomar un punto en común entre estos tres compositores, ese es la música de cámara de Ludwig van Beethoven. Para el crítico argentino Gastón Talamon “Con él, el cuarteto para cuerda llegó a su culminación expresiva y formal y en sus últimas obras para esta formación la emoción rompió el molde o lo adaptó a esas nuevas modalidades expresivas”.

Schubert continuó desde ahí. En Schumann ese espíritu está presente pero también aparece el de Bach, recién descubierto en ese periodo musical. Y en Brahms, se supera la obra de Beethoven en belleza, nobleza y expresividad. La mezcla de estos elementos será presentada por la experiencia de más de 15 años de carrera del Cuarteto Modigliani.