Yuja en Bogotá

El 28 de junio se da inicio a la serie de conciertos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar (OSSB) en el Teatro Mayor. Gustavo Dudamel dirigirá los tres conciertos que comienzan con la Sinfonía Turangalila de Olivier Messiaen. Con ellos estarán la británica Cynthia Millar, encargada de las ondas Martenot y la pianista china de veintinueve años, Yuja Wang.

 

Como era de esperarse los medios han dado bastante despliegue a la visita de  Gustavo Dudamel y la Orquesta Sinfónica Simón Bolivar (OSSB) a Bogotá, ciudad que desde hace varios años se ha convertido en parada obligada del director venezolano. Un poco más desaparecido ha sido el hecho de la llegada de la pianista que lo acompañará en el concierto de mañana martes 28 de junio en el Teatro Mayor: hablamos de Yuja Wang, la joven pianista de origen oriental, que desde hace más de una década se ha robado las atención de la prensa especializada, gracias a su técnica impecable y a su imagen glamurosa, y por qué no decirlo, sexy.

Pero aunque la imagen de Yuja le da una mano  a la industria discográfica, en estos tiempos difíciles, es evidente que la solides de su carrera está más allá de los vestidos cortos y los tacones altos. El virtuosismo que despliega en conciertos como el 3 de Prokofiev o en el endiablado arreglo pianístico sobre el Vuelo del Moscardón de Czifra, por sólo citar dos ejemplos, dejan esto claro.

La pianista es heredera de la escuela de Gary Graffman, maestro del Instituto Curtis, quien se puede jactar de ser el responsable de formar a las dos estrellas asiáticas del piano de mayor brillo en la actualidad: la misma Yuja y Lang Lang. Los dos comparten, además de su profesor y su nacionalidad, el hecho de haber saltado a la fama en las mismas condiciones, al remplazar en el Concierto para piano número 1 de Tchaikovsky al solita programado: En el caso de Lang Lang a Andrew Watts y en el caso de Yuja, a nadie menos que a Martha Argerich, lo que demuestra que los concursos no son el camino exclusivo de la música clásica para este fin.

Esta pianista de 29 años que visita nuestro país junto a Gustavo Dudamel, ha colaborado con músicos de la talla de Claudio Abbado, Daniel Barenboim, Zubin Mehta, Lorin Maazel y Esa-Pekka Salonen, entre otros; además de haber firmado en 2009 con el prestigioso sello amarillo Deutsche Grammophon, una muestra más del momento que atraviesa su carrera.