Pierre Boulez

(1925-2016)

Igor STRAVINSKY y Maurice RAVEL

Su espectro de trabajo incluye composición, teoría musical y dirección, además de ser un promotor de la música contemporánea. Entre sus grabaciones más curiosas está una con el iconoclasta del rock, Frank Zappa (Boulez conducts Zappa: The Perfect Stranger, Universal, 1984). En ese disco se unían dos rebeldes musicales, dos figuras convencidas de que quien creyera en límites dentro de la música, pasaba a ser una barrera para su desarrollo. En ese trabajo participó Boulez con su Ensemble InterContemporain fundado en 1976 y aún vigente como institución de música contemporánea francesa . La grabación que hace el Ensemble de los conciertos de György Ligeti en 1994, incluyendo a Pierre Laurent-Aimard como solista en el piano, es reveladora (DG, 1994). En su faceta de director, Boulez tuvo también a cargo varias de las mejores orquestas. Sustituyó a Bernstein en la Filarmónica de Nueva York. Tuvo a cargo la Orquesta de Cleveland y la Sinfónica de la BBC. El mismo listado de BBC Music Magazine que colocó a Harnoncourt como quinto mejor director de la historia discográfica, colocó a Boulez en el noveno lugar.

 

STRAVINSKY • Pétrouchka (versión 1911) y La Consagración de la Primavera (versión 1947) • Intérprete: Filarmónica de Nueva York (Pétrouchka) y Filarmónica de Nueva York, •Director: P. Boulez. Sony 1994 – SMK 64109. ADD, 68’56 • Grabaciones de 1969 y 1971.
STRAVINSKY • Pétrouchka (versión 1911) y La Consagración de la Primavera (versión 1947) • Intérprete: Filarmónica de Nueva York (Pétrouchka) y Filarmónica de Nueva York, •Director: P. Boulez. Sony 1994 – SMK 64109. ADD, 68’56 • Grabaciones de 1969 y 1971.

En su obituario para Gramophone (Febrero 2016), Philip Clark hace una sinopsis de la personalidad pluridimensional de Boulez:
“Se necesita una escucha distinta – esto es algo característico de Boulez. Y la extensión en la cual Boulez insistió en nuevos modos de escucha, mediante sus propias composiciones y la desapasionada claridad con la cual condujo a sus escuchas a las profundidades de la tendencia atonal como director, sin dejar de insistir en la importancia de la electrónica en la experiencia musical moderna y sus muchas presentaciones en televisión y escritos, representaron una completa y drástica transformación”.
La discografía de Boulez es suficientemente amplia y profunda como para hacer arbitraria cualquier recomendación para explorarla. En cualquier caso, de sus versiones de La Consagración de la Primavera de Stravinsky, la grabada en 1969 con la Orquesta de Cleveland siempre será una referencia. Un disco de Sony la integra a otra pieza de Stravinsky, el ballet de marionetas Pétrouchka, en el cual Boulez dirige a la Filarmónica de Nueva York, en 1971. Cuando visitó la Unión Soviética en marzo de 1990, Boulez eligió este último trabajo en el repertorio (el sello ruso Melodiya ha publicado esta grabación histórica).

 

 

 

RAVEL • Conciertos para Piano y Valses Nobles y Sentimentales • Intérprete: Orquesta de Cleveland y Sinfónica de Londres (Concierto para la Mano Izquierda) • Solista: Krystian Zimerman. Deutsche Grammophon 1998 – 449213-2. DDD, 55’45 • Grabaciones de 1994 y 1996.
RAVEL • Conciertos para Piano y Valses Nobles y Sentimentales • Intérprete: Orquesta de Cleveland y Sinfónica de Londres (Concierto para la Mano Izquierda) • Solista: Krystian Zimerman. Deutsche Grammophon 1998 – 449213-2. DDD, 55’45 • Grabaciones de 1994 y 1996.

Otro hito en esa producción sonora de Boulez es la grabación de los conciertos para piano de Ravel, con Krystian Zimerman como solista y acompañando la Orquesta de Cleveland y la Sinfónica de Londres (esta última en el Concierto para Mano Izquierda encargado por el pianista manco Paul Wittgenstein). Debe ser uno de los mejores diálogos entre solista y orquesta que se hayan grabado. Otro imperdible dentro del ciclo de Mahler que Boulez grabó a partir de 1995 con varias orquestas es su versión de la Quinta Sinfonía con la Filarmónica de Viena. No menos recomendables son sus trabajos con Daniel Barenboim en este siglo, aunque la colaboración del pianista argentino data desde 1970, cuando grabaron para el sello EMI una magnífica lectura de los conciertos para piano Número 1 y Número 3 de Bartók.